. .

The page is printed

En portada

Industria 4.0

La cuarta revolución industrial está en marcha

Tras las bambalinas de las compañías que lideran el mundo se está llevando a cabo una profunda transformación digital, una revolución que nos llevará a la Industria 4.0. Un estudio de Price Waterhouse Coopers, PWC, el “Industria 4.0: construyendo la empresa digital”, que cuenta con las opiniones de 186 empresas líderes en el sector logístico, nos muestra algunas pautas de cómo se está llevando a cabo. 

Ampliar imagenIndustria 4.0, DB Schenker


Las empresas están digitalizando funciones altamente esenciales en sus cadenas de valor, desde el abastecimiento a las operaciones y servicio al cliente, así como en sus partners en toda la cadena de suministro. Además, están mejorando sus catálogos de producto con funcionalidades digitales e introduciendo servicios innovadores basados en los datos. Éstas son las 5 claves de la cuarta revolución industrial: 

  1. La Industria 4.0 se mueve del dicho al hecho
    Las empresas de hoy han dejado de hablar de “tendencias de futuro” para empezar a invertir y cosechar resultados hoy. Ese hecho se está traduciendo en niveles cada vez más elevados de digitalización e integración: algo que para los negocios e industrias de hoy es, ya no sólo necesario, sino que inevitable ya que los clientes demandan atención personalizada y 24/7.
  2. La digitalización conduce a grandes saltos en el rendimiento
    Se anticipan ganancias significativas durante los próximos 5 años, gracias a la aplicación de iniciativas derivadas de la Industria 4.0. Por tanto, aquellas empresas que se queden atrás en la adopción de estrategias de digitalización lo tendrán complicado para competir. En un mercado cada vez más competitivo a nivel de costes, ninguna compañía puede permitirse perder las oportunidades de reducir costes y aumentar su rendimiento frente a los competidores. 
  3. Relaciones digitales más profundas con clientes cada vez más capaces
    A medida que la Industria 4.0 se desarrolla, enriquecerá en gran medida las oportunidades de retener y cuidar las relaciones con los clientes, pero también hará más encarnizadas las luchas para conseguirlos. Así, los clientes serán el principal foco de cambios en las cadenas de valor, por lo que las empresas deberán invertir en sistemas digitales que les ayuden a entender y responder a sus necesidades.
  4. La transformación depende de las personas y de la cultura de la empresa 
    Las empresas deberán asegurarse de que su personal entiende perfectamente cómo están cambiando los paradigmas y cómo cada trabajador puede ser parte de la transformación. Aquí los mayores retos se centran en cuestiones internas como la cultura corporativa, la organización, el liderazgo departamental y las habilidades de los empleados.
  5. El análisis de los datos y su fiabilidad son la base de la nueva industria
    Los datos son la clave de la cuarta revolución industrial, pero el masivo flujo de información disponible, que crece de manera exponencial gracias al cada vez mayor número de sensores y conexiones entre dispositivos, no sirve de mucho sin las correctas técnicas de análisis.
  6. Un análisis de datos sólido y a gran escala requiere cambios significativos
    Derivado directamente de la anterior, las empresas deberán invertir en desarrollar nuevos y mejores sistemas de análisis del Big Data, y para ello será necesario establecer una robusta organización interna para que todos los departamentos se puedan conectar al flujo de información. Hoy en día, muchas grandes empresas aún funcionan con una visión ad hoc del análisis en lugar de considerarlo una pieza interna.
  7. Grandes inversiones… grandes impactos con rápidos retornos
    La conectividad avanzada y la automatización, características de la Industria 4.0, permiten a las compañías recoger y analizar datos procedentes de un cada vez más amplio rango de actividades, de sus proveedores y colaboradores, clientes y end-users. Eso posibilita procesos más rápidos y flexibles que desembocarán en un servicio de mayor calidad con costes más contenidos, con la oportunidad de añadir más valor al producto y nuevas formas de hacerlo llegar al consumidor. 

Algunos de estos desarrollos están pasando ya. Otros quedan para el futuro. Lo que sí está claro es que el proceso de digitalización en la industria está ya en marcha y preparado para acelerar en los próximos años. 

Última actualización: 27.06.2017

Vista general

Ir al inicio de la página

  • Médicos sin fronteras